¿Cómo sería nuestra vida sin electricidad?

El frigorífico, la televisión, la vitrocerámica, las lámparas de iluminación o los teléfonos fijos y móviles, son solo algunos de los aparatos que utilizamos a diario que no podrían existir si no se hubiera descubierto la electricidad. Si salimos a la calle, miremos por donde miremos, podemos darnos cuenta de la gran importancia que tiene la electricidad en nuestras vidas. ¿Os imagináis qué sería de nosotros si un día desapareciera repentinamente esta energía tan preciada?  ¿Qué haríamos sin enchufes? ¿Alguna vez os habéis detenido a pensarlo?

Como electricistas Zaragoza, sabemos que la electricidad permite la producción de efectos luminosos, caloríficos, mecánicos o químicos. Este fenómeno es posible debido a la separación y el movimiento de los electrones que componen los átomos.

Echando la vista atrás…

Si echas la vista atrás, gracias a lo aprendido en libros de texto y documentales, podemos recordar cómo cambió la vida a los humanos simplemente con el descubrimiento del fuego. A partir de este momento el hombre cocinaba sus alimentos, iluminaba sus “casas” y era capaz de combatir el intenso frío de los largos inviernos. Algo tan sencillo como el fuego permitió mejorar la vida de nuestros antepasados de manera extraordinaria. Unos cuantos años después se descubrió la electricidad y se instaló en las ciudades más avanzadas para quedarse ahí para siempre.

Si desapareciera la electricidad a día de hoy, sin ninguna duda, la vida se nos complicaría muchísimo. No nos podríamos comunicar con nuestra familia y amigos porque no habría Internet ni teléfonos. Tampoco habría buenos medios de transporte porque volveríamos a la época en la que habría que desplazarse por los caminos en carros tirados por animales o por el río y el mar con la ayuda de pequeños botes sin motor. El ser humano estaría arriesgando su vida cada uno de sus días y agotando su energía para realizar acciones que hoy son impensables.

¿Imagináis vivir en ciudades grandes como Barcelona o Madrid sin la existencia del metro? Sería imposible llegar a tiempo al trabajo y tardaríamos horas y horas en realizar la compra.

Y… ¡hablando de trabajos! Sin electricidad la mayor parte de las empresas, industrias y negocios tampoco existirían.

En definitiva, no cabe lugar a dudas de que la vida sería un auténtico caos. Pero hay que hablar también en presente. No hay que olvidar que cerca de 100 millones de personas, casi un 15 por ciento de la población a nivel global, no tienen acceso a la electricidad.

La importancia del consumo responsable

¿Qué podemos hacer nosotros para cuidar esta energía? La respuesta más exacta y clara es no derrocharla y para ello hay que concienciarse correctamente y comenzar a tomar una serie de medidas ya en casa.

A modo de desglose os damos una serie de consejos que pueden ser muy útiles para que aportéis vuestro granito de arena para salvar nuestro planeta.

  1. Aprovechad las horas de luz natural para hacer muchas tareas que requieren iluminación.
  2. Apuesta siempre por bombillas de bajo consumo en tu hogar.
  3. Si necesitas utilizar aparatos que demanden mucho consumo de energía como, el lavavajillas o el horno, intenta racionalizar su uso.
  4. Apuesta siempre por las energías renovables.
  5. No dejes los aparatos eléctricos conectados en los enchufes aun cuando estén apagados.
  6. Conciencia a las personas de tu alrededor sobre la importancia del uso responsable de energía.

Más información