Te ofrecemos unas recomendaciones para evitar accidentes eléctricos en casa

Como electricistas Zaragoza, sabemos que a la hora de emplear los diferentes artefactos eléctricos hay que tomar algunas precauciones para evitar accidentes, especialmente con los niños, que no son conscientes de los peligros que ésta supone si no se utiliza de manera eficiente. A continuación explicamos una serie de consejos y precauciones para no sufrir estos accidentes. Utilizar artefactos eléctricos implica tomar ciertas precauciones para evitar cualquier tipo de accidente. Existen ciertas medidas que se pueden llevar a cabo para no sufrir de lesiones tanto por contacto directo como por contacto indirecto. A continuación tendrás la oportunidad de leer unos consejos que te serán muy útiles tanto dentro como fuera del hogar.

No tocar cables ni enchufes cuando estamos mojados

Es importante no tocar ningún artefacto eléctrico cuando estemos mojados, ya que esto puede producir un grave accidente. También es aconsejable que siempre que vayamos a tocar algún aparato de este tipo llevemos zapatos.

Revisar la instalación eléctrica

Otro aspecto a tener en cuenta es revisar cada cierto tiempo la instalación eléctrica de nuestro hogar o negocio, comprobando que todo se encuentra en perfectas condiciones y que no hay peligro de posibles accidentes. Para ello, es aconsejable que contemos con un profesional que lleve a cabo esta revisión. También debemos asegurarnos de que los cables que hay cerca del suelo o en éste estén en buenas condiciones.

Alejar los peligros eléctricos de los niños

Como ya hemos dicho anteriormente, los aparatos eléctricos son uno de los mayores peligros para todos los niños. Por ello, lo mejor es tomar precauciones y evitar que se acerquen a los enchufes, algo que pueden hacer desde que comienzan a gatear. Además, debemos alejar todos los aparatos de este tipo de ellos, pues suelen llamarles frecuentemente la atención.

Además, en la calle también hay que estar pendientes de los niños. Por ejemplo, tenemos que evitar que se agarren a cualquier torre de tensión o poste de electricidad de la calle, o que agarren cualquier cable del suelo.

Un consejo muy común y útil es colocar tapas plásticas en los tomacorrientes para evitar que los más pequeños sientan la tentación de tocar o introducir sus dedos en cualquier objeto metálico relacionado con la electricidad.

Cortar la corriente cuando sea necesario

Muchas veces se nos funden las bombillas o hay que revisar la instalación por algún problema concreto en ella. Para ello hay que interrumpir siempre la electricidad, pues si trabajamos con ella resulta muy peligroso no hacerlo.

Desenchufar los artefactos

Hay que procurar desenchufar siempre los aparatos que no son necesarios tener así, como por ejemplo el cargador del móvil cuando no lo estamos utilizando. Esto sirve para evitar cortocircuitos y, además, para ahorrar. Es importante también que cuando desenchufemos cualquier artefacto lo hagamos desde la ficha, no desde el cable.

Si nos ausentamos por tiempo prolongado, cortar la corriente

En caso de que tengamos que estar fuera de casa durante un determinado tiempo lo mejor es desconectar el suministro eléctrico. Esto evita posibles incendios y cortocircuitos y, evidentemente, supone un ahorro de dinero bastante elevado.

En caso de accidente…

En el caso que recibamos una descarga eléctrica lo mejor es relajarse y no acercarse al lugar de la descarga lugar. Si la persona que la recibe se encuentra adherida al objeto, hay que separarla con un palo de madera (nunca de metal) y, evidentemente, desconectar la electricidad. Después de ello hay que trasladarla rápido a un hospital.

En el caso que tengamos que desconectar algún aparato por temor a que explote o porque tira humo recordemos el consejo número 4: interrumpir la instalación eléctrica cuando sea necesario. Así, una vez se haya cortado ésta podremos desenchufar el aparato con más tranquilidad y seguridad, sin peligro de recibir una descarga.

Más información