Electricistas ZaragozaNuestra empresa recibe a diario preguntas y dudas sobre como reciclar o donde tirar los fluorescentes que ya no funcionan o que se han roto.

Dado que contiene un pequeño porcentaje de mercurio en su interior, su reciclaje es diferente al resto y también la actuación que se debe tomar en caso de rotura accidental de un  tubo fluorescente, ya que puede contaminar el espacio alrededor de donde se rompa. A continuación mostraremos unos breves consejos sobre qué acciones realizar para realizar la operación de forma segura.

Qué hacer en caso de una rotura

La utilización de lámparas y tubos fluorescentes en domicilios particulares y domicilios es muy común debido a la larga duración de su vida útil y a la posibilidad de mantenerse encendido durante largos periodos de tiempo con un consumo mínimo.

Por este motivo en zonas en la que necesitan luz constante durante largos periodos de tiempo, se utilizan luces fluorescentes tanto para evitar tener que cambiarlas continuamente como para abaratar costes.

Electricistas ZaragozaRecuerda que cuando se funde un tubo fluorescente debe ser colocado en contenedores especializados para este tipo de luces ya que si se coloca en un contenedor equivocado o se arroja al contenedor de basura normal, el mercurio de su interior puede contaminar gravemente el entorno.

En el caso de que no se funda, si no que se produzca la rotura de un fluorescente por el motivo que sea, es muy probable que el mercurio de su interior salga al exterior también, por lo que hay que realizar unas fáciles medidas higiénicas para evitar accidentes y problemas leves de salud a las personas de alrededor.

Recomendamos que antes de limpiar los restos del fluorescente siniestrado se ventile convenientemente la habitación antes y de ser posible se abandone la estancia durante unos quince minutos para airear bien la habitación y que sea seguro permanecer en ella. A continuación limpiar cuidadosamente el polvo y cristal que haya caído del fluorescente y guardarlo en una bolsa que al acabar sellaremos para que no se salga.

Cuando haya recogido los trozos más grandes, utilice toallas o trapos que pueda tirar después humedeciéndolos y limpiado las superficies con ellos, tirándolos una vez terminado de limpiar en la misma bolsa que los restos de cristal y polvo previamente recogidos. Es recomendable no utilizar los cepillos comunes ni aspiradoras para limpiar este tipo de residuo ya que únicamente esparciríamos el mercurio o se quedaría en la bolsa de la aspiradora resultando un peligro.


Si quieres más información, le recomendamos visitar: